sábado, 2 de mayo de 2009

EL EGOISMO Y EL MAL

Jesús tiene un dicho muy bonito y paradójico, dice: “No te resistas al mal”. Los teólogos cristianos no han podido explicarlo, ni eliminarlo, para ellos es un problema, un enigma. Por otro lado Lao Tse dice: “La sustancia más blanda del mundo atraviesa la más dura”.

¿Que es lo que sucede? ¿Porqué lo blando disuelve a lo duro? Porque lo duro se resiste, porque lo duro lucha, se defiende desde el mismo principio…y eso le cansa. En cambio lo blando, como el agua, no lucha. Desde el principio no está en su mente disolver o destruir a nadie, sencillamente está siguiendo su propio curso hacia un lugar hueco, eso es todo. Pero lo duro se mantiene en guardia, tratando de luchar, resistiéndose y esa misma resistencia disipa su energía, esa misma resistencia acaba con él, resistirse es morir.

Así, el mal está siempre autoprotegiéndose, siempre a la defensiva, sintiéndose siempre culpable, siempre desconfiado, racionalizador, planeando nuevos sistemas defensivos. Si no te resistes, morirá por si mismo. Puede que ahora parezca una roca muy dura, puede que tu no resistencia sea como el agua, tan maleable que no pienses nunca en ganar, pero…

Siempre vemos triunfar a la gente astuta y deshonesta, en tanto que la gente honrada y sincera es siempre la víctima, siempre son los derrotados.

Alguien preguntó a Buda: Tú dices: “La verdad gana, la verdad siempre resulta victoriosa”, pero siempre estamos viendo suceder lo contrario en el mundo, y Buda contestó: “Al final, en ultimo término, la Verdad se impone, mientras que la falsedad fracasa”

Al principio, todas las apariencias indican que la piedra ganará porque es una piedra de granito, y la pobre agua, sin fuerza, sin forma, incapaz de ofrecer resistencia, sin ego, muy humilde, tan humilde hasta el punto de estar buscando siempre un hueco donde esconderse, la pobre agua ¿Cómo va a ganar?

La Verdad parece ser como el agua, es como el agua; la falsedad es una piedra de granito. Si miras en la eternidad lo más blando es lo que gana y lo más duro es lo que pierde; pero si ves con una mente muy miope, lo más dura parecerá ganar. Sin embargo, si ves a un Lao Tse junto a un Adolfo Hitler, ¿podrías imaginarte que Lao Tse fuera el ganador? La humildad de un Lao Tse frente a la arrogancia y prepotencia de un Hitler…pero mira un poco más lejos, ten un poco de visión y verás a todos los Hitlers convertidos en arena y Lao Tse, y Buda, continúan ganando. No luchan y vencen, y aquellos que luchan son derrotados.

¿Cuál es la sustancia más blanda del mundo? Hay dos: en el mundo externo la sustancia más blanda es el agua; en el mundo interior la sustancia más blanda es el amor, agua y amor son iguales en muchos sentidos y debes comprenderlo. El agua busca las oquedades y el amor también. Si eres egoísta, el amor no puede llegar a ti, porque eres un pináculo de ego, una cumbre. Estás tan lleno de ti mismo que el amor no puede alcanzarte. El amor necesita que seas un vacío, un espacio sin obstáculos, por eso los egoístas no pueden amar ni ser amados. Lo desean mucho, piden amor, hacen todo lo que pueden para lograr ser amados, pero fracasan siempre y por completo.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Enhorabuena, enorme este texto; todo lo contrario de lo blando jaja es broma. Mensaje entendido

Buscar este blog